Bienvenidos a nuestra memoria trienal

Queridas hermanas y queridos hermanos de la Cáritas Diocesana, colaboradores/as, socias/os y comunidades parroquiales que delegan en su Cáritas parte importante de la Identidad y Misión de toda la Comunidad Cristiana.


Les presentamos la memoria del trienio que termina, respondiendo a la pregunta del Sr. en la parábola de los Talentos: “¿Qué hiciste con los dones, bienes, Vida, que te confié?”. (Mt.25,16-19)

Cada trienio comienza con la Caminata de la Virgen y quiere ser un signo para todas las comunidades: ponernos en camino, salir, pues en el camino está el encuentro, el dinamismo, el cansancio, la vida como acontece, quienes van y quienes vienen.

Como en la parábola del Buen Samaritano, al salir al camino somos uno de los personajes. En este tiempo tan particular, vivimos nuestra identidad como Cáritas Arquidiocesana y revisamos el camino recorrido tratando de identificar los signos que manifiestan la presencia de Dios.

Como el Samaritano, queremos ser una comunidad atenta con quienes están a la vera del camino, no queremos dar un rodeo, no queremos hacer como que no pasa nada. Nos propusimos un compromiso con las realidades que nos tocan vivir. Como el Samaritano, con lo que llevamos, con nuestros presupuestos, posibilidades y dones.

Queremos ser parte de la sanación y eso nos exige acompañar y acompañarnos; estar en medio o al frente cuando es necesario. Cada área institucional se ha comprometido con su trabajo y con quienes acompaña y, como el Samaritano con el hotelero, ha comprometido a otros, ayudando a que veamos en cada hermano o hermana, una posibilidad y no un problema.

En la dinámica de nuestro trabajo, ese es uno de los desafíos más grandes, ser hermanos en camino, sabiendo que quien camina a nuestro lado hace mejor la vida. Queremos que estén ahí y, si no puede por la razón que sea, construir esa posibilidad.

Creemos en una manera distinta de relacionarnos, al estilo de Jesús.

Eso genera nuevas perspectivas sociales, económicas y políticas, como insiste el Papa en Fratelli Tutti (N°167-169):“…«son sembradores de cambio, promotores de un proceso en el que confluyen millones de acciones grandes y pequeñas encadenadas creativamente, como en una poesía». En este sentido son ‘poetas sociales’, que trabajan, proponen, promueven y liberan a su modo. Con ellos será posible un desarrollo humano integral, que implica superar «esa idea de las políticas sociales concebidas como una política hacia los pobres, pero nunca con los pobres, nunca de los pobres y mucho menos inserta en un proyecto que reunifique a los pueblos». Aunque molesten, aunque algunos ‘pensadores’ no sepan cómo clasificarlos, hay que tener la valentía de reconocer que sin ellos «la democracia se atrofia, se convierte en un nominalismo, una formalidad, pierde representatividad, se va desencarnando porque deja afuera al pueblo en su lucha cotidiana por la dignidad, en la construcción de su destino» [144]”.


Memoria de nuestras áreas de trabajo

La esperanza es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna»[52]. Caminemos en esperanza. Papa Francisco. Fratelli Tutti



* Las áreas Administración y Comunicación acompañan el trabajo territorial de manera transversal.





Novedades institucionales destacadas